¿Especializarse o no? Esa es la cuestión

Por Nesly Melissa Bello R.

¿Y si en vez de abarcar mucho, te especializas en un área en particular?

 

Seguramente, en tu vida como corrector de estilo has recibido una gran variedad de textos: trabajos de grado, afiches publicitarios, informes de gestión, revistas y un largo etcétera. Para realizar adecuadamente tu labor, es necesario que cuentes no solo con altos conocimientos lingüísticos (ortografía, gramática, léxico y morfología), sino también tipográficos, culturales y teóricos. Pero… ¿y si en vez de abarcar mucho, te especializas en un área en particular?

Piensa: ¿desde pequeño te aficionaste a algo? ¿La danza, la música, la poesía? ¿O las matemáticas y la física siempre te llamaron la atención y, por eso, eres ingeniero o tienes un título en ciencias duras? Puede que seas bueno en cocina y que, a lo largo de los años, te muevas como pez en el agua cuando de la terminología culinaria se trata. O que seas un experto en literatura y hayas hecho cursos al respecto.

Sea como fuere que hubieras adquirido ese conocimiento específico, puedes aprovecharlo. ¿No sería maravilloso recibir textos sobre el tema que más te gusta o apasiona? Esto haría la labor de corrección mucho más rápida y placentera y, además, te granjearía la atención de nuevos clientes, quienes verían en ti a alguien versado al que pueden entregar sus textos con absoluta confianza. Claro, podrías pensar que estarías reduciendo tus posibilidades al especializarte en un solo tema, pero, en cambio, adquirirías visibilidad y credibilidad como corrector de economía, medicina o literatura y, además, podrías cobrar mejor por tu trabajo, pues tu nivel de conocimiento sería superior al de la media y, por ello, entrarías en un mercado de menor oferta.

¿Y si no cuento con conocimientos específicos en algún tema, pero quiero adquirirlos? —te podrás preguntar—. No hay ningún problema; lo importante es que tengas las ganas y la determinación de ser un corrector de estilo especializado y que constantemente estés actualizándote. A continuación, encontrarás recursos[1] a los que puedes acceder dependiendo de tu área de interés:

Llegado este punto, si aún tienes dudas sobre la rentabilidad de esta forma de trabajo, seguidamente podrás leer el testimonio de algunos colegas[2] que han encontrado en la corrección especializada una forma de combinar técnica y pasión:

  • Corrección de textos sobre música: Irene Lorenzo

“Desde siempre me ha interesado muchísimo el mundo de la lengua, tanto que cuando entré en la universidad estuve muy cerca de empezar Filología Hispánica. Sin embargo, como me había dedicado desde muy pequeña a la música, al final decidí estudiar Historia y Ciencias de la Música, una especialidad que podía complementar con mi faceta como violinista. Cuando estaba terminando la carrera, me di cuenta de que no tenía que renunciar a mi pasión por las letras y de que podía formarme también como correctora de textos”.

(El testimonio completo lo encuentras en la revista Deleátur N.° 5).

  • Corrección de textos médicos: Felipe Contreras San Francisco

“Venía del mundo del ensayo y del libro de texto, y me atraían, por un lado, el ámbito de la ciencia y, por otro, el sistema de producción que habían implan­tado. A pesar de mi formación como traductor, siempre he defendido el método científico como la forma más fiable de interpretar lo que nos rodea y de ahondar en su conocimiento. […] Como materia prima para trabajar prefiero el texto funcional, el que trata de ser lo más transparente posible en su encuentro con el lector; un texto que, en definitiva, cumpla los tres preceptos básicos de la retórica aplicados al lenguaje de la ciencia: precisión, claridad y concisión”.

(El testimonio completo lo encuentras en la revista Deleátur N.° 6).

  • Corrección de textos técnicos e industriales: Laura Pascual Antón

“Mi padre es ingeniero técnico y, desde que era pequeña, ha intentado transmitirme su pasión por «las maquinitas», como las llama él. Siempre me explica cómo funcionan las cosas y por qué; cuando vamos al pueblo, vamos de paseo a ver los tractores y demás maquinaria agrícola […] Cuando me ofrecieron la primera traducción técnica, ya tenía experiencia. Le agradezco mucho [a mi padre] su pasión por las máquinas porque, aunque pueda parecer un campo de especialización aburrido, es uno de mis preferidos”.

(El testimonio completo lo encuentras en la revista Deleátur N.° 9).

  • Corrección de poesía: Manuela Mangas Enrique

“La poesía empezó a importarme cuando era muy pequeña y mi interés por ella fue creciendo conmigo. Cuando comencé a corregir de forma profesional, en 2009, contaba con un bagaje lector de obras poéticas bastante amplio. Tuve la suerte de estrenarme corrigiendo el poemario de una autora con un buen manejo de los recursos poéticos. Me inicié en este campo porque me lo pidieron, así que la corrección de poesía me buscó a mí, no yo a ella”.

(El testimonio completo lo encuentras en la revista Deleátur N.° 10).

Como ves, hay muchos campos en los que puedes abrirte camino. Incluso, puedes combinar dos o tres que sean afines y dedicarte a ellos para así aumentar tu oferta sin dejar de ser un corrector especializado. ¿O es que acaso la poesía y la narrativa no van de la mano? ¿Y qué me dices de las ciencias naturales y la medicina? La matemática y la física también tienen mucho en común. En definitiva, existen muchas opciones; depende de ti el camino a seguir.

Ahora cuéntanos: ¿trabajas de esta manera o conoces algún colega que lo haga? ¿Sabes de otros recursos que pueden ser útiles para correctores noveles que quieran especializarse? Anímate y compártenos tu experiencia.

[1] Se tomaron algunos apartes de https://www.tragoraformacion.com/correccion-de-textos-especializacion-y-glosarios

[2] Los testimonios aquí citados aparecen en la sección “Tipos de corrección” de la revista Deleátur, editada cada trimestre por UniCo, la Unión de Correctores, asociación de profesionales de la corrección de textos y del asesoramiento lingüístico fundada en el 2005.

Corrector de estilo: Fernando Alviar Restrepo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *