Por Ella Suárez.

El premio Nobel de Literatura de 1980, el polaco Czesław Miłosz, dijo alguna vez: «Los poemas deben escribirse rara vez y de mala gana»; pero yo, lo contrario: las referencias a los textos consultados siempre deben anotarse, y de buena gana. Con ello, no solo gana el autor del texto, sino también su potencial lector.

Ahora bien, y «si cito, ¿cómo lo hago? Para mí APA no es lo corriente», me dijo una médica-docente en un seminario googletest. Y le contesté: «En formato Vancouver». Sin embargo, esas palabras requerían una explicación un poco más detallada y didáctica. Por ello, le mencioné que años atrás había estado en cartelera un reality show sobre remodelación llamado Mi casa, tu casa. El principio básico del formato era que dos parejas intercambiaban viviendas y las arreglaban según su parecer y las indicaciones del equipo de producción.

Para nuestro caso en cuestión, Mi casa, tu casa me sirvió para crear una analogía respecto a una particularidad del estilo Vancouver: tu(s) nombre(s), mis números, es decir, a todos aquellos a quienes cites en el cuerpo del texto, los indicarás allí con un número arábigo. Esa es la premisa fundamental. Así, mi casa será una fuente primaria consultada a propósito de la escritura de un libro o de un artículo y tu casa será cómo la usas y la incorporas en tu creación.

A partir de ahí fue más fácil explicarle a la médica-docente que, dado que las ciencias de la salud constituyen una disciplina condicionada por una forma especial de redacción, igualmente el tipo de referenciación estaba unido a ella. Entonces, su potencial lector también habrá convenido entender y adaptarse a ese código de redacción-citación llamado
coloquialmente Vancouver, ese de los números y el del minimalismo, el que nos pide omitir signos de puntuación, el que nos pide abreviaturas y el que omite cursivas.

También le conté que, con el pasar de los años, más autores hispanohablantes de las ciencias de la salud vienen usándolo con mayor o menor atino, más editores de publicaciones biomédicas, más correctores dedicados a las publicaciones científicas. En fin, un grupo grande de usuarios que necesita entender mejor un sistema que no se ciñe
estructuralmente a lo que otros sistemas nos han enseñado. Por ello, sea esta una oportunidad para invitarlos a conocerlo y a usarlo bien.

WhatsApp chat